Cine y Zero Waste

By lastreserres en 16 de noviembre de 2020 0

Recientemente la actriz Anne Hathaway ha reivindicado la necesidad de integrar el Zero Waste en la industria del cine, y aprovechando la coyuntura, decidimos hacer un repaso a los film residuo-catastróficos (una nueva categoría en el género cinematográfico, que Lastreserres ha propuesto).

No en pocas ocasiones el cine nos ha ofrecido, en forma de distopia, un futuro muy poco alentador. Y esas películas que pudieran parecer ciencia ficción, se van convirtiendo poco a poco en una realidad cercana que supera cualquier idea que el más imaginativo de los guionistas pudiese tener. Y podríamos entregar premios, similares a los Oscar, en diferentes categorías. Por ejemplo:

– El Maxi Waste del año al supermercado que más plástico utiliza es para (respóndase usted mismo).

Pero dejaremos la gala de la basura para más adelante y nos centraremos en esos films que creemos que, en forma de entretenimiento nos mandan un mensaje, casi un SOS, aleccionador y reaccionario.

Y empezamos por Wall-E, una película de Walt Disney y Pixar en la que un robot, diseñado para limpiar la basura que cubre la tierra después de que esta fuese devastada y abandonada, nos descubre el valor de las pequeñas cosas. La película nos muestra cómo quedaría nuestro planeta si continuamos con nuestros hábitos insostenibles, aunque encontramos ya varias zonas muy parecidas a las de la película en diferentes puntos de la Tierra.

Seguimos. Blade Runner (Ridley Scott) se nos presenta como un examen a la condición humana. Un ecocidio, un planeta súper poblado, lluvia permanente y todo aderezado con una interminable basura y contaminación en un futuro nada halagüeño. Personalmente es nuestra película favorita, devastadora éticamente, debería ser asignatura permanente. Basada en “Sueñan los androides con ovejas eléctricas” de Dick, la novela nos acerca a una distopia más cruda.

Hablar de Mad Max, furia en la carretera (George Miller) es poner el punto de mira en las reservas naturales de la Tierra y su fecha de caducidad. Esperemos no rendir tributo a ningún líder de culto inmortal en el futuro, pero por si acaso empezaremos a dar todo nuestro apoyo a las energías renovables.

En Interstellar (Christopher Nolan) nos muestran a nuestra querida Tierra sumisa del cambio climático e incapaz de desarrollar cosechas, y a la desconcertada humanidad buscando planetas que habitar, como si este fuese de usar y tirar. Decir  que la increíble posible veracidad del film, apoyado por teorías físicas reales, la hace realmente aterradora.

La princesa Mononoke (Hayao Miyazaki) es una película de animación japonesa, que nos muestra como el ser humano está dispuesto a todo para satisfacer sus intereses. Irremediablemente, el hábitat, el cosmos, todo se rebela. Una realidad en forma de dibujos animados demasiado palpable, pues ya comprobamos como las fuerzas de la naturaleza están empezando esa sedición.

Waterworld (Kevin Reynolds) y El día de Mañana (Roland Emmerich) nos ofrecen la repercusión que tendremos en nuestro planeta si seguimos mirando hacia otro lado con el cambio climático.

Esta es solo una pequeña selección sacada de nuestro baúl cinéfilo. Esperemos que esta vez la realidad no supere la ficción y aún haya margen de reacción y que solo veamos sufrir nuestro planeta en la gran pantalla.